Pages Menu
Facebook
Categories Menu

Publicado el 26 Sep, 2018

Consumo Responsable de los Complementos Alimentarios

Consumo Responsable de los Complementos Alimentarios

 


Sept/2018. Los complementos alimenticios son fuentes concentradas de nutrientes (vitaminas, minerales, aminoácidos, ácidos grasos, fibras, hidratos, glucosas…) u otras sustancias con efecto nutricional, que se consumen de forma dosificada. Se pueden comercializar de forma muy diversa, como cápsulas, pastillas, ampollas de líquidos, viales, geles líquidos, barritas comestibles… y cuya finalidad no es otra que la de complementar una determinada dieta.

El mejor consejo para ingerir estos complementos es realizar un consumo responsable, pues como consumidores debemos ser conscientes de que los únicos responsables somos nosotros mismos y, por ello, deberíamos atender a los consejos de los médicos y expertos sanitarios, las autoridades y las instrucciones de uso y advertencias del etiquetado.

Decálogo para un Consumo Responsable en la toma de Complementos Alimentarios:

1.-Los complementos alimenticios no deben utilizarse como sustituto de una dieta equilibrada. Una dieta variada y equilibrada proporciona todos los nutrientes necesarios para el normal desarrollo y mantenimiento de un organismo sano.

Los  complementos alimenticios existen de muchos tipos y son destinados para múltiples perfiles. Sin embargo, en ninguno de los casos el complemento no deja de ser eso mismo: un complemento y nunca un sustitutivo de una dieta sana, equilibrada y variada. No lo olvide, sustituir la dieta por este tipo de complementos no sólo no será eficaz sino que podría llegar a ser contraproducente y conseguir justo el efecto contrario al que buscamos con su ingesta.

2.- Siga siempre las instrucciones de uso proporcionadas en el envase. En muchas ocasiones se puede caer en el error de una mala utilización, ya sea por exceso o por defecto, de este tipo de complementos. Tenga en cuenta que las necesidades pueden variar mucho dependiendo de cuál sea la condición de la personas, cómo sea su dieta y cuál sea la faceta que quiere complementar.

No es lo mismo un deportista con nivel de exigencia alto que quiera enriquecer su dieta, que una persona mayor con un determinado déficit y a quien el médico le recete un complemento. Por eso, además de consultar siempre a un especialista, es altamente recomendable leer detenidamente el etiquetado del envasado, así como el prospecto, si es que lo tuviese.

3.- Preste atención a los ingredientes que contiene por si usted es alérgico o intolerante a alguno de ellos. En caso de duda, consulte con su médico o con un especialista sobre el ingrediente o ingredientes que le generen dudas.

4.- No consuma un complemento alimenticio en dosis superiores a las que se indican en la etiqueta, ya que un consumo a dosis más altas de las recomendadas puede tener efectos perjudiciales para la salud, sobre todo si se prolonga en el tiempo. Un mal uso de un complemento alimenticio o llegar a sustituir la dieta a base de complementos podría llegar a ser perjudicial para nuestra salud.

5.- Un producto natural no es sinónimo de un producto seguro. En la naturaleza existen multitud de productos que, de no ser correctamente utilizados por el ser humano, pueden llegar a ser perjudiciales para éste, llegando incluso a poder ser letales. Es cuestión de informarse y de hacer un buen uso del complemento que queramos tomar. Y como siempre, en caso de duda consulte con su médico o un especialista.

6.- Informe siempre a su médico de los complementos alimenticios que esté consumiendo. En particular, si usted padece alguna enfermedad subyacente. Esto ayudará a su médico a considerar los efectos combinados entre su medicación y el complemento alimenticio en el diagnóstico y el tratamiento de su enfermedad. Comunique si tiene previsto someterse a una intervención quirúrgica o si está embarazada, cree estarlo o en periodo de lactancia, pues podría no haber sido testado en estos casos. Lo mismo pasa con los menores, consulte con el médico y lea atentamente el complemento, pues muchos no han sido testados en niños.

7.- Desconfíe de los complementos que se anuncian con propiedades y efectos increíbles o como soluciones “milagro” de sus problemas. Los complementos vienen a enriquecer o cubrir carencias pero lo más importante es una dieta sana, equilibrada y variada.

8.- No compre complementos alimenticios de fuentes desconocidas. Compre sus complementos alimenticios en canales de distribución de alimentos autorizados o en la farmacia. Comprar de fuentes desconocidas en Internet o correo ordinario puede suponer un riesgo.

9.- Para reducir el sobrepeso y el exceso de grasa se recomienda reducir la ingesta de calorías con una dieta de alimentos adecuada y, al mismo tiempo, aumentar el gasto de energía mediante un adecuado nivel de actividad física. El consumo de cualquier complemento alimenticio sólo debe ser complementario o adicional. Además, recuerde que para mantener el resultado alcanzado es necesario adoptar de forma permanente hábitos alimenticios saludables y seguir un estilo de vida activo.

10.- En general, incluso si hace deporte, con una dieta variada y equilibrada, que incluya una adecuada hidratación, puede cubrir las necesidades nutricionales de su cuerpo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver atrás